Home/División Periféricos/Regulación eléctrica

División Periféricos

Regulación eléctrica

¿Tenderemos hacia un mercado liberalizado en España?

31/08/2020

Por Javier Martínez, sales application engineer en Eaton Iberia

España posee un único operador y transportista del sistema eléctrico, que garantiza la seguridad y la continuidad del sistema eléctrico tanto en la península como en los sistemas no peninsulares de Canarias, Baleares, Ceuta y Melilla. Sin embargo, otros países europeos están ya liderando el camino hacia la liberalización del mercado eléctrico y es en esta tendencia en la que me gustaría detenerme hoy.

En los últimos años, la Unión Europea ha venido legislando de cara a establecer un conjunto de normas técnicas, operativas y del mercado para toda la UE. Su objetivo es el de regular el funcionamiento de los mercados de balance, un entorno común para la adquisición y el intercambio de FCR en aras de integrar los mercados para fomentar la competencia efectiva, la no discriminación, la transparencia, los nuevos participantes y aumentar la liquidez, evitando distorsiones indebidas.

Es importante resaltar lo que significa un sistema FCR, Frequency containment reserve por sus siglas en Inglés, dentro del mercado de balance eléctrico interno de la Unión Europea. Se trata de unas reservas de funcionamiento necesarias para la contención constante de las desviaciones de frecuencia (fluctuaciones) del valor nominal, con el fin de mantener constantemente el equilibrio de energía en todo el sistema interconectado de forma síncrona. Es aquí donde un sistema de almacenamiento de energía resulta un soporte muy importante para conseguir este propósito.

En este proceso, multitud de países europeos han ido cambiando su legislación para adaptarse a este nuevo panorama, países vecinos como Francia, cuyo mercado se ha liberalizado recientemente o Alemania, que se encuentra en procesos de tramitación de ley actualmente.

Es bien sabido que, hasta el momento, la energía eléctrica es complicada de almacenar, y menos hacerlo en grandes cantidades. También lo es que el correcto funcionamiento del sistema eléctrico requiere el equilibrio entre la producción de las centrales de generación y el consumo. Dicho de otra forma, se precisa el equilibrio entre generación y demanda en tiempo real, esencial para evitar desequilibrios y consecuentes desvíos de frecuencia respecto al valor nominal de 50 Hz.

En este contexto, como único operador del sistema eléctrico español, el cometido de Red Eléctrica es garantizar este equilibrio. El servicio de interrumpibilidad, por ejemplo, permite la desconexión de un consumidor cuando se considere preciso y necesario. Este servicio de contención o reserva de la frecuencia que los clientes experimentan de forma más bien aleatoria les obliga a sobredimensionar la instalación para estar siempre preparados. Para que un consumidor pueda participar en este servicio, y obtener una prestación económica a cambio, significa disponer de una instalación de cinco megavatios (uno en las islas), algo solo al alcance de unas pocas fábricas gigantes y complejos empresariales. Llegados a este punto, es importante resaltar, que en otros países de Europa se permite la asociación entre compañías a través de la figura del agregador eléctrico.

Mirando un poco más lejos, la progresiva liberación del mercado eléctrico es una tendencia que no podemos obviar. La liberación del mercado eléctrico también podría traer consigo una mayor permisividad en cuanto a la posibilidad de asociación entre compañías para la suma de potencia. Otra medida que, de nuevo, supondría un considerable ahorro en recursos energéticos y una importante fuente de ingresos para muchas compañías.

En definitiva, una problemática compleja y con muchos matices, pero que se está intentando solventar a través de las novedosas tecnologías utilizadas en los SAIs actuales que los transforma en sistemas de reserva de energía, provocando una desconexión de la instalación o verter energía a la red cuando es requerido directamente por el operador. Además, el SAI se puede programar de tal modo que reserve una cantidad de energía determinada para su actuación de emergencia, permitiendo así su uso de modo híbrido, soporte de emergencia y sistema de almacenamiento de energía.

Resumiendo, hoy en día ya podemos trabajar, de hecho lo hacemos, con sistemas (SAIs) adaptados a los futuros cambios normativos, una medida realmente efectiva que puede marcar la diferencia y fomentar un ahorro de energía y recursos clave en el contexto actual. No cabe duda de que estos sistemas marcarán la diferencia y las compañías deberían considerar el retorno que son capaces de proporcionar.



EATON
Ver más

¿Todavía no eres cliente de Tech Data?

Sólo 2 pasos para darte de alta

Conoce todo lo que podemos ofrecerte

más información
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Entendido | Más información