Home/División Periféricos/Digitalización y sostenibilidad, de la mano para un futuro mejor

División Periféricos

Digitalización y sostenibilidad, de la mano para un futuro mejor

15/03/2021


Aunque el 2020 ha causado grandes cambios en la vida diaria de todo el mundo, está claro que la disrupción causada podría haber sido mucho mayor de no ser por la transformación digital. Los datos ya no solo son la base de la industria, sino que, como el agua o la energía, ahora son un elemento integrado e indispensable para la vida moderna.

Muchas organizaciones – especialmente aquellas cuya actividad se basa en los servicios profesionales – se han beneficiado de la digitalización al operar virtualmente como si sus oficinas físicas aún estuvieran abiertas. Sin embargo, no todas estaban preparadas para la nueva situación, y muchas han tenido que poner rápidamente en marcha planes que tenían pensados para dentro de unos años, trasladar los servicios al entorno cloud, y crear procesos y metodologías para que los empleados y equipos tuvieran acceso a las herramientas e información necesarias para operar.

Datos y energía: dos tendencias que confluyen

A pesar de los puntos positivos de la aceleración de la digitalización, bien es cierto que también atañe consecuencias. Esta transformación se trata de un conjunto de tendencias interconectadas que ha cambiado la forma en la que opera el mundo, y con la pandemia se ha acrecentado dicho cambio. La digitalización no solo modifica los sistemas existentes con tecnología basada en centros de datos, sino que es una transferencia de energía de un sistema a otro.

Para Juan Manuel López, responsable del segmento Data Centers en Eaton Iberia, “el aumento del trabajo desde el hogar como resultado del distanciamiento social es un ejemplo perfecto de esto: si bien las demandas de energía del cloud computing probablemente se incrementaron por el teletrabajo, esto reemplazó los desplazamientos al trabajo, que, en términos generales, utilizaban energías fósiles para producirse. Del mismo modo, el comercio online permite rutas de entrega más eficientes en lugar de muchos viajes individuales; y la banca digital reduce la necesidad de energía y mantenimiento de inmuebles”.

Así, la digitalización de sistemas implica también la electrificación de los mismos y, por ende, un mayor consumo energético, que es necesario suplir con energías renovables para ser sostenible, un círculo que se termina de cerrar por el hecho de que la energía renovable requiere sistemas digitalizados para su generación, transmisión, almacenamiento y uso efectivos.

Si bien energías verdes como la eólica y la solar son formas eficientes y económicas de generar electricidad, lo cierto es que también son menos predecibles y consistentes que otras, como aquella que procede de combustibles fósiles (ej.: carbón). Teniendo esto en cuenta, el portavoz de Eaton considera que “se requerirá que los sistemas digitales reaccionen rápidamente a las fluctuaciones en la producción, y la energía contenida en esos sistemas también jugará un papel en la gestión del rendimiento de la red”. Es más, ya se están utilizando los SAIs en los data centers como sistemas activos de almacenamiento de energía para ayudar a equilibrar el rendimiento de la red.

Digitalización y sostenibilidad al mismo tiempo

A medida que este ciclo avanza, la distinción entre las dos tendencias comienza a desvanecerse.

Antes, cuando digitalizar un sistema era construir una infraestructura de centro de datos on-premise, las decisiones sobre la digitalización se tomaban al margen de las consideraciones y necesidades energéticas. Conforme el mundo y la tecnología progresaban, las aplicaciones del centro de datos se volvieron críticas; por ello, esas decisiones pasaron a ser dependientes de la calidad, disponibilidad y seguridad de la energía para garantizar un funcionamiento continuo. En la actualidad, la energía y los datos son dependientes entre sí: los gobiernos toman decisiones sobre la energía teniendo a los data centers en mente y, a su vez, los operadores de éstos planifican la construcción de la infraestructura conforme a la capacidad de la red.

“Al rastrear ese cambio hacia el futuro, podemos ver que digitalización y sostenibilidad se convierten, en muchos aspectos, en sinónimos. La proporción de las necesidades generales de energía que se destinan a los centros de datos y las redes está creciendo rápidamente, y esto impulsará y apoyará la aceleración de la adopción de energías renovables. Lejos de ser preocupaciones en competencia, la nube será el camino hacia la descarbonización y viceversa”, señala Juan Manuel López.



EATON
Ver más

¿Todavía no eres
cliente de Tech Data?

Abre una cuenta con nosotros hoy.
Descubre más
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Entendido | Más información